LIGA COMUNISTA (ARGENTINA)

VOLANTES
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas agosto de 2005
 
Otra Cumbre, los Mismos Padecimientos

 

El 4 y 5 de noviembre se realizará una vez más la Cumbre de las Américas.

Los mandatarios de todo el continente se encontrarán en Mar del Plata (como lo hicieron en 1956 en Panamá, 1967 en Uruguay, 1994 en Miami, 1997 en Chile, 2001 en Québec, 2004 en México) para consensuar soluciones de conjunto.

 Crecimiento y prosperidad de los pueblos, resolución de las crisis en  educación y salud, combatir la pobreza y la falta de trabajo y crear un mercado común,  figuran en su temario.

Ellos vuelven a reunirse como en los últimos 50 años, mientras los trabajadores seguimos padeciendo los mismos males que ellos todavía “¿no pudieron solucionar?”.

Algunos datos al respecto son profundamente esclarecedores.

En América Latina y el Caribe, a pesar de los importantes avances tecnológicos y científicos:
50 millones de personas (10% del total) sufren de hambre y desnutrición.
220 millones de personas (40%) están bajo la línea de pobreza.
82 millones de personas (15%) no tienen empleo.
308 millones de personas (56%) carecen de agua potable.
33 de cada 1000 niños mueren antes de los 5 años.

¿Qué representa entonces la Cumbre de las Américas?

A nuestro entender es el intento por desarrollar y profundizar todos aquellos mecanismos económicos, políticos y jurídicos que garanticen la explotación de la clase obrera a nivel continental y la libre circulación del capital.

Es con este objetivo que Estados Unidos y sus aliados no vacilan en asesinar a cientos de miles de personas y provocar las mas terribles devastaciones y sufrimientos a muchos otros millones de seres humanos en todo el mundo, mediante la violencia y el despliegue del aparato técnico militar mas sofisticado que haya conocido la historia.

Por eso afirmamos que: no debemos esperar soluciones de quienes son los verdaderos artífices de nuestros padecimientos. Que la manera de comenzar a trabajar es en unidad con todos aquellos que entendamos la necesidad de  recuperar las condiciones sociales perdidas.

Entendiendo que esta lucha no es fácil ni esta cerca de terminar. Que la misma no concluirá mientras exista el sistema capitalista. Que nuestra lucha diaria es por crear un sistema social en el que deje de existir la explotación del hombre por el hombre.